La rama ANCESTRAL es la que nos devuelve a la fuente, al origen, al principio, al AMOR.

La rama ancestral lo lidera Gesla.

Gesla es una sirena del Mediterráneo que vive en una ciudad submarina en Canet de Mar.

Ella toma las riendas de esta rama y tiene principalmente dos tareas o misiones.

La primera de ellas es ser voz de la comunidad marina y la comunidad terrestre. Gesla es la que nos cuenta cómo funciona la vida marina, nos habla de la cultura, de la vida cotidiana, de las rutinas de los seres que habitan en el mar, tanto físicos como etéricos.

Por otro lado Gesla explica a las comunidades marinas, cómo es el hombre, como vive, que hace y les informa también de los cambios que estamos haciendo y de nuestra apertura a la comunicación consciente con ellos.

De esta forma ella, a través del amor, une a estas dos comunidades porque solo aquello que conocemos podemos amar.

Nos trae el conocimiento que necesitamos para que el amor florezca por sí solo y de manera natural entre las dos comunidades.

Su segunda misión trata sobre los puntos sagrados que existen debajo del mar.

Los puntos sagrados son lugares de muchísimo conocimiento e información, antiquísimos, que en tierra también existían antes de que la acción del hombre los destruyera. En el mar éstos puntos aún permanecen intactos.

Gesla liderara un movimiento en el fondo del mar junto con otras comunidades marinas con el fin de abrir y dosificar la información que nutrirá a todo tipo de seres, tanto del mar como de la tierra.

Las repercusiones de este movimiento serán graduales pero empaparán profundamente todo tipo de sociedad.

Un trabajo que solo un ser del mar podría hacer..

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver detalles...
Privacidad